Al volver la vista atrás

Se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Lo que Machado no sabía es que, cuando eres compositor, vas dejando pequeñas semillas en forma de partituras que una y otra vez van sembrando vida. Una vida nueva que nace una y otra vez, diferente, independiente de su creador, y que emociona como la primera vez, porque cada vez que se interpreta es una nueva primera vez.

Ese es el objetivo de esta página, difundir mi música para que todo el que quiera pueda escucharla o interpretarla; y avisar cuando se interprete en directo, por si a alguien le apetece asistir.

Así que sigamos haciendo camino.

Golpe a golpe,

Verso a verso.

Deja una respuesta