El desfase de la emoción

El otro día volví a ver Las Mujeres Sabias, un musical que compuse hace dos años y que sin embargo casi todos los presentes disfrutaban por primera vez; en dos semanas asistiré a la puesta de largo de Las Nubes, un musical con texto de Aristófanes que compuse hace un año, pero que se estrena oficialmente ahora. Y sin embargo, mi cabeza y mi emoción están en La Luna y el Sol, un cuento musical que acabo de comenzar, con textos de Andrés Alemán, y cuyas melodías tan solo escucho en mi cabeza… hasta que se estrene aproximadamente dentro de un año.

Supongo que así es la vida del compositor: una vida a destiempo, llena de profundas vivencias que compartirá con los demás mucho después, cuando su corazón habite en la siguiente obra.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.